¿Qué es nuestro Capital Psicológico?

Serena
Habitualmente pensamos que estar “sano/a mentalmente” significa no padecer una enfermedad mental o no estar bajo un gran sufrimiento.

Sin embargo, la salud mental es más que eso. De hecho, la Organización Mundial de la Salud define la salud mental no sólo como la mera ausencia de enfermedad, sino también como la presencia de un estado de pleno bienestar físico, mental y social (World Mental Health Organization, 2001).

En otras palabras, para alcanzar ese nivel de salud mental, no sólo hemos de trabajar para combatir o disminuir los síntomas que nos hacen sentir mal, sino también
trabajar activamente para construir recursos positivos y alcanzar un nivel de vida pleno y satisfactorio.
Serena
La Psicología nos puede ayudar en este sentido, ya que, al contrario de lo que solemos pensar, no sólo nos ayuda en momentos de crisis, dificultades o sufrimiento, sino que también nos puede ayudar a construir las bases de una salud mental plena y satisfactoria.

Hay un concepto importante en el campo de la Psicología muy relacionado con lo que estamos hablando:
EL CAPITAL PSICOLÓGICO
El capital psicológico se refiere a los recursos psicológicos que podemos cultivar y que nos pueden ayudar a sobrellevar los acontecimientos vitales, tanto positivos como negativos, de una manera más saludable.
Tal como Luthans (2000) lo define, el capital psicológico se compone de cuatro recursos psicológicos: eficacia, optimismo, esperanza, y resiliencia.
  • La eficacia hace referencia a la propia convicción sobre las propias habilidades, para movilizar la motivación y los recursos necesarios para ejecutar una tarea determinada.

  • La esperanza se define como un estado motivacional que tiene dos componentes: “agencia” (la energía dirigida a conseguir los propios objetivos) y “vías” (la planificación para obtener esos objetivos).

  • El optimismo es la expectativa positiva hacia el futuro.

  • La resiliencia es la capacidad de recuperarse de la adversidad, el conflicto o el fracaso.
Serena
Por tanto, para desarrollar un estado psicológico positivo, es importante tener confianza para asumir y poner el esfuerzo necesario para tener éxito en tareas desafiantes (eficacia), hacer una atribución positiva sobre el éxito en el futuro (optimismo), perseverar hacia las metas y, cuando sea necesario, redirigir las vías para conseguir esas metas (esperanza); y ante posibles problemas y adversidad, recuperarse e ir más allá para tener éxito (resiliencia).
Es importante tener en cuenta que no siempre es fácil cultivar estos recursos psicológicos por uno/a mismo/a. Para ello, los y las profesionales de la salud mental te pueden ayudar.
Recuerda que la Psicología no sólo te ayuda a disminuir tu sufrimiento, sino también te ayuda a crecer.
Avey, J. B., Reichard, R. J., Luthans, F., & Mhatre, K. H. (2011). Meta-analysis of the impact of positive psychological capital on employee attitudes, behaviors, and performance. Human Resource Development Quarterly, 22(2), 127–152. doi:10.1002/hrdq.20070

Luthans, F., Avey, J. B., Avolio, B. J., & Peterson, S. J. (2010). The development and resulting performance impact of positive psychological capital. Human Resource Development Quarterly, 21, 41–67

WHO. (2001). Basic documents (43rd ed.). Geneva: World Health Organization.